Su viaje por Uruguay comienza aquí.
Temáticos

ESTANCIAS en Uruguay

Introducción

Textos: Pablo Etchevers

No hay duda de que conociendo las estancias del país estamos conociendo también su historia y cultura. El campo y sus hombres son parte indiscutida de su razón de ser. Basta internarse en ellas para entender cómo piensan, viven y sienten los hombres y mujeres del campo uruguayo.

En los últimos tiempos, muchos de estos establecimientos agropecuarios y estancias se han preparado para abrir las puertas al turismo, lo cual permitió que sus estancias y cascos históricos sean visitados por muchos turistas, tanto locales como extranjeros, que quieren compartir con sus dueños la filosofía de la vida rural.

Se podría afirmar que hoy las estancias del país cuentan su historia. Tanto en los tradicionales cascos de estancia europeos en medio de la llanura como en las fincas o chacras que se fueron levantando en las zonas más cálidas del país, la amabilidad y la laboriosidad del gaucho uruguayo espera, mate en mano, al forastero para mostrarle su mundo. Sólo hay que pedir permiso y pasar la tranquera.


 
Welcome Uruguay - Estancias en Uruguay
© 2007-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675244 Ley 11723

Quiénes somos | Contacto | Términos y condiciones
Milonga de ojos dorados

Milonga de ojos dorados,
cantale a la que yo quiero;
tu corazón compañero,
musical y acompasado,
vaya volando a su lado
y dígale que no puedo vivir.

Ella, como vos, tenía
los ojos color de oro;
mirándolos casi lloro
–vos bien sabés–, aquel día.
Nunca pensé que existía
una mujer con los ojos así.

No digas que ella se ha ido;
decí más bien que algún día,
igual que tu melodía,
cantándome en el oído,
ella sentirá el latido
del amor que una vez le pedí.

Milonga, vos sos testigo
de que la quiero de veras;
vos no tenés sus caderas
ni aquella boca de trigo,
pero cantando conmigo
irán tus ojos a hablarle de mí.

Milonga de ojos dorados,
volá cantando a buscarla,
y si llegás a encontrarla
–después de haberla mirado–
entregale, enamorado,
el corazón que una vez le ofrecí.

Interpatagonia S.A.
Compartir Síganos en Twitter
Compartir Me gusta
Suscríbase Ver videos
¡Recomiéndenos!