Historia de Punta del Este

En 1516, el navegante español Juan Díaz de Solís fue quien bautizó al lugar como Cabo de Santa María. Tiempo después, más exactamente en el año 1829, el cabo sobre el cual ya existían algunos asentamientos humanos fue bautizado Villa Ituzaingó por Francisco Aguilar, quien desarrolló los planos y las dimensiones de la ciudad a través de la realización de distintas obras.

Aguilar, un hombre muy rico, llegó a Uruguay en el año 1810. En 1811 compró tierras y se dedicó a la agricultura y la fabricación de baldosas y fue Punta del Este el lugar en donde se instaló la primera fábrica de estos cerámicos. Pero el espíritu aventurero de este visionario no quedo sólo allí, Aguilar también fue el primer armador de barcos del país y desarrolló sus conocimientos ganaderos y políticos.

En 1829 recibió el título oficial de alcalde de la comuna de Maldonado y en 1834 fue nombrado administrador de correos. En 1840 fue nombrado senador de la República y falleció ese mismo año.

Desde su cargo de alcalde del departamento de Maldonado impulsó la construcción de numerosas escuelas, iglesias e instituciones que aún hoy se mantienen en pie y son un reflejo de aquellos años de lucha y esfuerzo.

En el año 1843, un grupo de empresarios compra la península para explotarla como saladero. Recién en el año 1907 el lugar cambió definitivamente su nombre, dejó de ser Villa Ituzaingó para convertirse en la conocida Punta del Este.

Ese mismo año, la península recibió a sus primeros turistas –familias argentinas y montevideanas- que viajaron hasta el lugar a bordo del vapor "Golondrina", invitados por la Sociedad Balnearia de Punta del Este. Esta fue la primera visita turística que recibió el lugar y que abrió la puerta a miles y miles de visitantes que todos los años se dan cita en este paradisíaco balneario uruguayo.

Museos
Termas