Historia de Carmelo

No se sabe exactamente cuándo se inició el poblado, lo cierto es que desde el año 1758 existían alrededor del arroyo Las Víboras un conjunto de ranchos y una pequeña capilla. Este asentamiento se ubicaba en una zona de tal inhospitalidad que sus mismos habitantes procedieron a mudarse, esta vez a la vera del arroyo Las Vacas, un curso de aguas mansas con altas barrancas, lo cual hacía que se soportaran mejor las crecientes de los ríos Paraná y Uruguay, un gran caudal que arrastraban sus aguas cuando bajaban las crecidas del norte hasta este sector del Río de la Plata.

Artigas procede a fundarlo el 12 de febrero de 1816; el lugar fue denominado popularmente “Carmelo” sin saber el porqué. Sin embargo, en aquel entonces toda población estable o asentamiento tenía como deber moral y religioso acogerse a la protección de un santo o virgen. En este caso, los primeros pobladores eran devotos de la Virgen del Carmen, la cual (cuentan las leyendas) hacía sus apariciones en el Monte Carmelo (muy cerca de la actual ciudad). En base a estos hechos, se cree que se adoptó como oficial el nombre de Carmelo y muchos de sus pobladores fueron bautizados de este modo. Hoy, Nuestra Señora del Carmen es la patrona de la ciudad y cada 16 de julio se celebran festejos y bendiciones en honor a ella. Esta festividad atrae a visitantes de todos los pueblos y localidades vecinas desde hace años.